Banco de Tiempo (BdT) Central

Una Vision de Independencia y Conveniencia para Todos

A. Agricultores Sin Tierra

Posted by FernanDoylet en abril 26, 2008

( traducido del libro “Poor because of Money” )

Mientras admiro al sol en su ocaso, veo un paisaje con colinas espaciosas. El banco donde estoy sentado esta situado frente a una mansión en la cual, hasta solo seis años atrás, el terrateniente pasaba unas pocas semanas de vacaciones cada año. Frente a mi veo como treinta casitas nuevas, habitadas por agricultores y sus familias. A la distancia hay cercas y establos; el resto de lo que veo son tierras cultivadas. Seis años atrás estas tierras fueron adquiridas por el movimiento “Agricultores Sin Tierra”. Alvaro, mi anfitrión, es el tercer hijo de un pequeño agricultor del Norte pobre de Brasil. Lleno de confianza, el me cuenta sobre los primeros años, cuando ellos ocuparon la tierra, junto con cerca de 2000 familias. “Por años, el dueño había descuidado la tierra: fueron tiempos difíciles. El pequeño ejercito privado del dueño asesino a unos pocos de nosotros, y a veces alguien era golpeado, solo para asustarnos. No, esos no eran tiempos muy agradables. Recuerdo que habían momentos en que perdíamos casi toda esperanza. Dudábamos seriamente si podríamos continuar. Afortunadamente, centenares de gente nueva venia de Porto Alegre a darnos su apoyo. Eso nos dio coraje; no fuimos olvidados, eh? Entonces, logramos mantener nuestro coraje, y ahora nos hemos establecido aquí”.

Hace pocos días escuche que el movimiento “Agricultores Sin Tierra” esta utilizando una ley que dice claramente que, los derechos de los dueños de la tierra que ha sido abandonada, son inválidos. Alvaro me dice que “ya son 102 familias viviendo aquí, familias que no tenían tierras en el pasado; cincuenta-y-siete familias trabajan juntas en una cooperativa”, con orgullo en su cara. “Ahora todos tienen una casita pequeña, pero limpia; luego podrán agregar un cuarto extra”. Algo menos seguro Alvaro continua: “el silo de granos tiene que ser reparado mientras la construcción del molino debe continuar; la modernización de la panadería también esta en el programa, y eventualmente se recuperara la inversión; el único problema es que para eso se necesita dinero; estoy seguro de que entiende”. Alvaro se levanta, “venga que quiero mostrarle algo”. Sigo al hijo de 25-años del agricultor, a través de un caminito entre dos plantaciones de trigo hacia la cima de la colina. Apuntando hacia abajo me dice, “planificamos arreglar ese molino de agua junto al río; producirá electricidad para nuestras casas y la panadería; mientras tanto, nada se hace, la construcción esta paralizada, porque no tenemos dinero”.

Lo que Alvaro me muestra hace que se me acelere la sangre: aquí hay gente que coge al toro por los cuernos, gente que se organiza bien, gente que reconoce los beneficios de trabajar juntos; gente que decidió sin dudar que mientras las estructuras económicas se mantengan igual, ellos también continuaran viviendo con dificultad. Esta gente también decidió que ya no estaban dispuestos a aceptarlo.

En términos generales, le dije a Alvaro sobre mi trabajo con “Strohalm”.

En Strohalm trabajamos con la filosofía de que si son posibles las actividades económicas sin estar obligadas al sistema monetario.

Estamos construyendo redes económicas para que mucha gente en muchos negocios diferentes no necesiten obtener dinero costoso, haciendo posible las transacciones sin costos de interés. La seguridad se vuelve dependiente de las personas, en lugar de lo contrario. Hemos descubierto que ahora las actividades económicas son posibles en áreas donde, bajo el sistema monetario actual, no serian consideradas rentables”. Alvaro me mira y dice: “Eso es exactamente lo que necesitamos! Así podemos continuar a nuestro propio ritmo. Usted sabe, no importa cuanto trabajemos aquí, mientras no tengamos la oportunidad de cambiar el sistema, siempre terminaremos en desventaja. Usted pudo ver que hace pocos años, durante la crisis del Peso; a la primera señal de problemas, los inversionistas retiraron su dinero; nuestro país fue dejado en ruinas. Debemos encontrar una alternativa. La posesión de estas tierras nos ha enseñado que debemos aprender a ser pacientes, a la vez que estar dispuestos a luchar con fuerza por ello”.

Durante mi viaje de regreso en carro, seguí ablando con mis anfitriones: Milton, anteriormente diplomático, ahora involucrado en los intereses de los Agricultores Sin Tierra; y el Profesor Paulo Alburquerque de la Universidad de Brasil, con quien hemos unido fuerzas en Strohalm. Paulo dice: “Los Agricultores Sin Tierra no son los únicos que decidieron tomar los asuntos en sus propias manos; hay miles de iniciativas, grandes y pequeñas, enfocadas en que funcione una economía de solidaridad. A veces estas iniciativas colaboran, pero todavía no se integran. Creo que ustedes nos han mostrado al eslabón perdido”. “Como se pagan entre ellos?” yo pregunto. “Por lo general con dinero” responde Paulo, “a veces con bienes; pero hay una gran escasez de dinero, y por eso es completamente esencial que trabajemos juntos y hagamos una red de intercambio”. En profundo análisis, vi por la ventana hacia el paisaje oscureciéndose. “De verdad que van a formar esa red?” le pregunte a Milton. El me mira rápidamente con una sonrisa en su cara, y regresa su atención a manejar; “Yo estoy mas preocupado de que si ustedes en Holanda están realmente capacitados para hacer algo sobre la estructura económica. Aquí estamos listos. Tenemos de todo: gente dispuesta y capaz de organizar una red, miles de negocios cooperativos, mas de un millón de personas en nuestros sistemas de Trueque, y un programa de micro-crédito en cada poblado. Estamos muy conscientes de que debemos continuar. No hay problema en eso”.

Finalmente me permito entusiasmarme. Lo que he visto estas semanas en el Sur de Brasil es reconfortante. Los experimentos para reinventar la economía están presente en todos los niveles; gobiernos locales, movimientos sociales, universidades, grupos religiosos, grupos de consumidores, grupos de ahorro, uniones de crédito, comités barriales; todos están aquí. Donde sea que vamos, terminamos hablando con personas motivadas. En todas partes vemos progreso y dignidad humana. Y cuando Paulo explica como las iniciativas pueden trabajar en conjunto con una red-negocio-consumidor, todos se entusiasman inmediatamente. Debo decir que esto es como un aliento de aire fresco, cuando uno puede hablar normalmente sobre el sistema monetario y costos de interés, y que los sujetos entiendan rápidamente.

Aquí, contrario que en los Países Bajos, no es necesario convencer a la gente de las consecuencias dañinas de los costos de interés. Aquí la gente sabe como la miseria humana es causada por la infinidad de pagos de interés, y un sistema monetario que trabaja mal. Juntos ustedes pueden pensar en nuevas formas de intercambio. Lo que también encuentro extremadamente refrescante es que muy pocas personas son prejuiciosas en sus pensamientos de que esto nunca se lograra. Las personas en el movimiento por la economía de solidaridad sabe del valor de una luz que les guíe a una nueva realidad, aunque ellos ya tienen resultados de los que pueden estar orgullosos; además, esto se debe de hacer. Aquí, años de trabajo encuentran tierra fértil.

De regreso en los Países Bajos, empezamos a escribir este libro. Deseamos que el publico en sus casas compartan nuestro entusiasmo. No, no solo compartiendo, también participando, volviéndose activamente involucrados! Para hacer posible una nueva realidad, toda clase de cosas deben suceder aquí, y deben saberse. Aquí también debe ser posible hacer negocios en forma diferente, sin tener que ponernos nerviosos acerca del sistema monetario. En nuestro mundo prospero, no podemos sentarnos y esperar a que la gente en otros lugares resuelvan nuestros problemas. Nosotros mismos debemos actuar, ayúdandonos y estimulándonos entre nosotros; Como? Pues creyendo y trabajando juntos!

Este es un libro sobre entusiasmo y esperanza; la esperanza de que una solución a los problemas de la pobreza están a la vista. Deseamos compartir esta esperanza y entusiasmo con usted; las que están basadas en los siguientes hechos:

  • El descubrimiento de que hay una fuerte conección entre pobreza y dinero.

  • El descubrimiento de que la historia nos enseña que hay otros mejores métodos de intercambiar dinero. [Zap G]

  • También, el descubrimiento de que el dinero esta cambiando, y no solo por la la introducción del ‘Euro’. [Zap P.b.]

  • La realización de que cuando nuevas ideas comienzan a formarse, o apenas están comenzando, todavía es posible cambiar esas ideas con relativa facilidad.

  • El hecho de que dos grupos importantes, consumidores y quienes tienen o quieren establecer un pequeño negocio, son los que mas se beneficiaran.

  • La situación actual en América Latina parece ser fértil para iniciar estas nuevas ideas.

  • En América Latina hay un sentimiento general, basado en la experiencia, de que el sistema monetario actual ya no es aceptable; para los Latino Americanos, simplemente ya no funciona. Hay muchos organizadores capacitados; entre otros, ex-refugiados y prisioneros políticos de dictaduras anteriores; quienes no están dispuestos a seguir aceptando la situación actual. Por ultimo, pero no por eso menos importante, una multitud de organizaciones están ocupadas estableciendo lo que ellas llaman: “una economía basada en solidaridad”.

  • Hay decenas de miles de pequeños negocios cooperativos, cientos de miles de socios de Trueque, y un sin-numero de grupos de consumidores. Hay grupos que ahorran, autoridades locales progresistas, etc. [Zap Q]

  • Al final de este libro expondremos estos hechos y desarrollos. Adicionalmente, examinaremos como trabaja el sistema monetario actual, y que clase de decisiones se tomaron; zap, como se desarrolla y se amplifica la pobreza, debido a los errores sistemáticas del sistema monetario; zap, y también, como nuestra forma de pensar se ha vuelto prisionera al prejuzgar el valor del dinero.

En este libro también le hemos introducido a “Strohalm”. Tratamos de mostrarle la ideología de Strohalm, lo que Strohalm quiere, que es lo que Strohalm ha logrado, y que es lo que Strohalm ha planificado para los próximo años. Le invitamos a participar e intensificar estos desarrollos:

  • Ayudando a la organización;

  • Asistiendo en la distribución de nuestra propiedad intelectual (material de lectura);

  • Incorporando la ideas en este libro en proyectos existentes;

  • Alentando a consumidores y empresas para que participen en el circuito consumidor-comercio;

  • Ayudándonos a intensificar nuestros contactos en el Sur Global;

  • Convirtiéndose en un donante de Strohalm;

  • Practicando su eventual influencia como consumidor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: