Banco de Tiempo (BdT) Central

Una Vision de Independencia y Conveniencia para Todos

I. Hagamos Trueque! Sistema argentino demuestra las posibilidades de los sistema de intercambio local

Posted by FernanDoylet en junio 4, 2008

( traducido del libro “Poor because of Money” )

Hay muchos ejemplos donde la gente ha decidido tomar los asuntos en sus propias manos, y lograron crear una solución, resolviendo el problema de la ausencia del poder de compra. Uno de los mas impresionantes es el Trueque Argentino.

En América Latina esta surgiendo un incremento constante en la creación de todo tipo de economías solidarias. Pocos años atrás asistimos a una conferencia en Buenos Aires, donde aproveche la oportunidad para hacerle una visita al sistema de Intercambio Trueque Argentino.

Un reporte:

Horacio, mi anfitrión, me da la bienvenida con los brazos abiertos. Le entregue unos libros que traje sobre dinero, que acepta con gran entusiasmo. El insistió que tenia que pagar por esos libros. No entiendo: es un obsequio!

Pero sigue insistiendo: ‘Yo quiero pagarte en créditos, que los puedes usar después’. Mientras habla, Horacio saca su billetera y empieza a contar muchos pedazos de papel multicolores; uno grande y verde representa 10; uno anaranjado mas pequeño 5; uno azul 10 también; y otro amarillo por 5. Toda clase de notas diferentes!

Al siguiente día, Horacio me lleva al mercado local. Veo un pequeño puesto con un hombre que tiene un bigote puntiagudo vendiendo comida, y me doy cuenta de que tengo apetito. Me le acerco y compro un pan. Justo cuando estoy por pagarle al hombre, Horacio interviene y me pregunta “recuerdas tus créditos?”; El esta en lo cierto, por costumbre estaba buscando mis pesos. Don Bigote esta muy dispuesto a aceptar mis créditos; gradualmente descubro que casi todos en ese mercado aceptan créditos. Hay un comercio muy animado, y casi todo se puede pagar con créditos.

Un poco después, Horacio me explica que varios mercados en Buenos Aires aceptan créditos.

Hay incluso un mercado donde se venden solo productos del mismo vecindario, por créditos. También hay una volante ofreciendo toda clase de servicios: cuidado de niños, reparaciones, cursos, entre otros; todo a ser pagado en créditos.

Los créditos son el método de cambio oficial en “el sistema de intercambio” la Red del Trueque. El trueque comenzó pocos años atrás, en áreas donde las personas comenzaron un sistema de intercambio, y mantenían registrado en una carpeta: quien le debía que a quien. A hizo algo para B, B hizo algo para C, y C hizo algo para A; entonces las obligaciones mutuas eran borradas de la carpeta. A menos dinero disponible, mas personas acogían el sistema de intercambio. De esta manera, ellos podían nivelar sus necesidades y posibilidades, sin tener que terminar en casa desempleados; pero no era muy conveniente. Por eso es que la gente en el área de Bernal decidió dejar de anotar en carpetas, y en su lugar usar pedazos de papel impresos con valores de 1, 5, 10, y 20 “créditos”.; cada persona del área, que tomo parte en este sistema, recibió un total de 50 créditos; de esa manera, el trueque era posible, sin tener que escribir los detalles. Debido a que las personas se conocían razonablemente bien entre si, no había temor al fraude. La idea se expandió a otras áreas, y en poco tiempo, todo tipo de pedazos de papeles de colores (en varios tamaños, representando diferentes valores, e impresos en varios vecindarios) comenzaron a aparecer. Ya que muchos ciudadanos en comunidades cercanas comenzaron a aceptar estos créditos, no paso mucho tiempo para que los créditos se mezclaran. Al fin de cuentas, no tenia mucha importancia. Lo importante era que la gente tenia una forma mas fácil de compensar por el cuidado de niños, hacer reparaciones, ofrecer o tomar cursos, hacer pasteles, canjear otros productos, etc. Por supuesto que el fraude era inevitable. En un momento en particular, la gente se dio cuenta de que una cantidad inusual de créditos, representando un área en particular, comenzaron a aparecer. Eso no era una coincidencia. Lo que sucedió fue que algunas personas se entusiasmaron tanto con el método de Trueque, que en lugar de 50 créditos, daban de 500; quienes los recibían, comenzaron a comprar con estos créditos en otras áreas; cuando esto se volvió evidente, nadie volvió a aceptar estos créditos. Pero fue demasiado tarde para quienes tenían muchos de esos créditos.

Esto se volvió un gran problema, pero se encontró una solución. Los comités locales decidieron imprimir créditos nuevos y difíciles de falsificar, y le dieron a los habitantes de su área una sola oportunidad para canjear sus billusos inútiles por los nuevos créditos. A fin de cuentas, esta pequeña conducta fraudulenta no resulto tan mal, porque cuando la nueva forma de intercambio comenzó a circular, mas personas podían comprar cosas entre ellos. Esto estimulo el comercio mutuo, y la perdida se volvió poco notable.

Para muchos Argentinos, los créditos llenan un vacío importante, por la escasez del peso Argentino. Los pesos son escasos porque el Gobierno Argentino tiene que pagar enormes deudas extranjeras, y quiere mantener el valor del peso equivalente al dolar Americano. Por lo tanto, no se puede poner en circulación mas pesos que la cantidad de dolares que el Gobierno puede permitirse comprar. Como resultado, hay una escasez de dinero, que produce una caída en el comercio local. Muchas empresas ya han dejado de existir. Las personas han quedado desempleadas, y ya no tienen ingresos. Una crisis económica salida de los libros. [Zap R]. [Zap L].

Los créditos que se ofrecen a la población local, les da una amplia oportunidad para trabajar entre si, y todos ganan. En este momento en Argentina, mas de medio millón de personas hacen negocios con créditos. Unas pocas cosas han cambiado desde los primeros años. Los billusos, ahora difíciles de falsificar, se han vuelto mas importantes. De todas maneras, todavía puede encontrar los billusos originales locales en muchas áreas. A menudo, ambas clases de billusos son canjeados. Cada persona puede decidir por si misma si confiar (o aceptar) el billuso que alguien le ofrece como pago. A veces hay un problema, sea un billuso falso, o el área de origen ha dejado de comerciar, mientras sus créditos todavía están en circulación. Pero mientras tanto, se ha logrado algo: estas personas se ayudan entre si, trabajan entre si, y todo se hace con papel que no tiene valor de por si!

I.a. Carlos Mónaco

La cantidad de participantes en el sistema de Trueque esta creciendo cada vez mas. En muchas áreas, las personas están ocupadas, con la ayuda de los créditos, creando o reconstruyendo sus empresas. Con la ayuda de un crédito en créditos, Carlos Mónaco va a reabrir su fabrica de zapatos en su vecindario. Otros están ocupados tratando de convencer a las autoridades locales, para que acepten créditos para el pago de impuestos. Algunas municipalidades ya han aceptado esta idea. Se puede encontrar dinero local por toda Latino América. Este es un elemento importante, en el sistema que esta construyendo una economía de solidaridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: